Translate

4/05/2014


Nirvana en 1993 fuente: Nirvana

En 1994 tuve la oportunidad de ver a Nirvana en directo, no la aproveché. 


Mi presupuesto de estudiante era limitado y esa misma semana tocaban Stone Temple Pilots en Barcelona. 


¿Stone Temple Pilots?


Stone Temple Piltos no estaban a la altura de Nirvana (o eso decía la crítica) pero tenían algo especial. Les acusaban de copiar a Nirvana y Alice in Chains pero, ¿quién no ha copiado alguna vez?

En aquella época Scott Weiland, cantante de Stone Temple Pilots, había pasado por todas las clínicas de desintoxicación de moda. Sus excesos eran famosos y le quedaban pocos límites por superar. Todos dábamos poco por su grupo y, quizás, por él mismo. En las apuestas macabras Weiland siempre era el ganador.


Nirvana y el maldito "Club de los 27"


Por su parte Kurt Cobain parecía "más estable" o así lo pintaban las noticias. Casado, aunque con la imprevisible Courtney Love, y padre reciente. Evidentemente, la realidad no era la información que leíamos y escuchábamos.

Poco después de su visita a Barcelona, Kurt sufrió una sobredosis en Roma. Canceló su gira y volvió a Seattle dónde semanas después se suicidó. Kurt Cobain se convirtió en uno de esos rockeros malditos que mueren a los 27 años como Jimi Hendrix, Janis Joplin o Jim Morrison. El club de los 27 incorporaba otro miembro.

fuente: Nirvana

Mis Nirvana ...


Desde que escuché  Nervermind en 1991, Nirvana ha tenido un lugar privilegiado en mi memoria. Las canciones nos recuerdan momentos y muchos momentos de mi vida han tenido en Nirvana su banda sonora.

Hoy se cumplen 20 años de la muerte de Kurt Cobain y lamento no haber disfrutado de su último concierto en Barcelona. Por eso he pensado que la mejor forma de desquitarme era dedicar a Nirvana mi primer post de Rock. Esta noche espero seguir el homenaje acostando a los niños, pinchando Nirvana y tomando una copa (espero lograrlo).


¿Y después?


Scott Weiland con Stone Temple Pilots
fuente: wikipedia
Tras Nirvana, ha sido un placer ver la evolución de su "siempre feliz" batería, Dave Grohl. Grohl nos ha demostrado cómo se puede disfrutar haciendo lo que a uno le gusta. Superados los tiempos de Nirvana nos sorprendió (para bien) como líder de Foo Fighters mientras se divertía tocando la batería con Queens of the Stone Age, Nine Inch Nails y acababa formando los Them Crooked Vultures.

Por su parte, Scott Weiland sigue siendo él mismo. Tanto con Stone Temple Pilots como con Velvet Revolver, mantiene su energía y esencia. Si tenéis oportunidad, no os lo perdáis: puro espectáculo.



Si os queréis unir al homenaje o criticar mi mal gusto o falta de memoria, no lo dudéis, ahí están los comentarios.

0 comentarios :

Publicar un comentario